Hibridación

La creación de variedades híbridas es una de las técnicas de mejora con excelentes resultados. La idea es sencilla: utilizando un método de cruce controlado y dos líneas parentales puras de variedades parentales cuidadosamente seleccionadas con características de particular interés, es posible obtener una variedad con un comportamiento superior.

Ese fenómeno se conoce como vigor híbrido o heterosis. Como regla general, las variedades híbridas tienen un rendimiento superior y son más tolerantes a distintos tipos de reacciones que las variedades convencionales.



"Casamenteros"

Para producir una variedad híbrida y combinar cualidades deseadas, se necesitan dos líneas parentales puras de variedades parentales: una línea femenina y otra masculina. En el proceso de creación del híbrido, el primer paso para el breeder es desarrollar las dos líneas consanguíneas puras parentales, femenina y masculina, portadoras de los genes requeridos. Eso se hace mediante mejora en parentesco hasta 7 generaciones. Ambas líneas deben producirse en condiciones de aislamiento para garantizar un alto grado de pureza genética.

Una vez obtenidas las dos líneas parentales de todos los genes deseados, pueden cruzarse para producir una variedad híbrida. Si el breeder ha elegido la pareja de líneas correcta, el híbrido resultante mostrará un vigor híbrido (heterosis). Como regla general, cuanto mayor sea la distancia genética entre las líneas parentales, mayor será la heterosis. Por eso tenemos que utilizar una amplísima base de germoplasma y líneas diferentes si queremos desarrollar híbridos excepcionales.
Países

Países

Buscar